La Autoridad Portuaria presentará un estudio sobre el impacto económico de la conexión del puerto por ferrocarril


Contenedores en el puerto

Contenedores en el puerto

La Autoridad Portuaria de Alicante presentará el próximo LUNES, 5 DE MAYO, el estudio Impacto económico de la conexión del puerto de Alicante por ferrocarril realizado por INECA, Instituto Estudios Económicos. El objetivo del estudio, que ha sido dirigido por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Armando Ortuño, es analizar el impacto económico que genera la conexión del ferrocarril con el puerto alicantino sobre la competitividad empresarial y la generación de empleo a partir de estimaciones del tráfico transferido en la actualidad a la carretera y a otros puertos y en el horizonte del año 2020.

El documento incluye un estudio sobre la desconexión ferroviaria que actualmente sufre el puerto y un análisis sobre dicha situación. Los autores también han analizado el hinterland del puerto alicantino.

La metodología utilizada ha sido el análisis de la situación de las mercancías susceptibles de ser transportadas en ferrocarril, lo que incluye estadísticas de tráfico; las desviaciones del tráfico ferroviario debido al cierre de la línea; el reparto modal del puerto; los orígenes y destinos de las mercancías; y los impactos causados por la supresión del ferrocarril como son los costes sobre el hinterland y el empleo en el puerto. También se han comparado los costes para la situación actual y para un escenario futuro  y se han estudiado los ahorros por el cambio en el sistema de transporte, es decir, las diferencias entre carretera, ferrocarril diésel y ferrocarril eléctrico. El documento también refleja el plazo de amortización de la inversión así como las emisiones de CO2 de los diferentes modos de transporte.

El estudio contempla dos escenarios. El primero de ellos se basa en la actualidad y compara el transporte de mercancías por ferrocarril diésel con el transporte por carretera y estudia la situación del Puerto de Alicante tras la apertura de la conexión  ferroviaria y la competencia en costes del tren actual frente a la carretera. El segundo escenario de análisis es el año 2020 y compara el transporte de mercancías por ferrocarril eléctrico con el transporte por carretera estudiando la situación tras la apertura del Corredor Mediterráneo en el 2016 y la competitividad con otros puertos.

El estudio concluye con la necesidad de restablecer la conexión ferroviaria con el puerto para mejorar significativamente la competitividad y el ahorro de costes de las empresas del hinterland así como mejorar la competitividad del puerto.