La Autoridad Portuaria de Alicante participa en el proyecto europeo PORTA sobre integración puerto-ciudad


Miguel Campoy, presidente de la APA, junto a los representantes del consorcio PORTA.

Miguel Campoy, presidente de la APA, junto a los representantes del consorcio PORTA.

La Autoridad Portuaria de Alicante acoge la tercera reunión del comité de pilotaje del proyecto europeo PORTA, cuyo principal objetivo es definir el papel de los puertos dentro de la estrategia de desarrollo de su entorno urbano.

El consorcio, integrado por las principales regiones y ciudades marítimas del Mediterráneo, pretende aunar esfuerzos, así como elaborar un Plan de Acción que se convierta en la hoja de ruta tanto de las autoridades públicas como de los agentes privados vinculados a tareas de planificación territorial, urbanismo y transporte.

Las recomendaciones y medidas recogidas en dicho Plan de Acción permitirán a los legisladores mejorar la accesibilidad y la integración de las terminales portuarias en las zonas urbanas y metropolitanas, facilitar la canalización del tráfico por carretera hacia el transporte marítimo (autopistas del mar), así como luchar contra las emisiones de CO2. En definitiva, avanzar en el desarrollo sostenible de las regiones integrantes.

Reunión del comité de pilotaje

A la reunión celebrada hoy en Alicante han acudido delegados de las principales regiones y ciudades marítimas del Mediterráneo. Concretamente, de la Comunidad Valenciana, representada por miembros de la Autoridad Portuaria de Alicante y de FEPORTS; Autoridad Portuaria y Universidad de Catania (Italia); Cámara de Comercio de Marsella (Francia); Autoridad Portuaria de Pireo (Grecia); y puerto de Koper (Eslovenia).

En el transcurso de la reunión, tercera del comité de pilotaje, los miembros del proyecto han hecho balance sobre el trabajo realizado y avanzado en la recolección de datos sobre los diversos sistemas portuarios participantes en el proyecto. A partir de ellos, cada socio procederá a analizar y evaluar cómo afectan actualmente los puertos a los núcleos urbanos afectados por su actividad. A su vez, supone el pistoletazo de salida  para la elaboración del Plan de Acción de cada puerto  y el análisis de la regulación europea sobre Short Sea Shipping.