González Laxe destaca como aspectos cruciales de la nueva Ley de Puertos el fomento de la competitividad y el rigor presupuestario


Miguel Campoy (izq) se dirige a los asistentes en presencia de Rafael Simancas, Fernando González Laxe y Andrés Ayala.

Miguel Campoy (izq) se dirige al público asistente en presencia de Rafael Simancas, Fernando González Laxe y Andrés Ayala.

La jornada -organizada por la Autoridad Portuaria de Alicante y La Caixa- ha contado con la presencia de Fernando González Laxe, presidente de Puertos del Estado, Miguel Campoy, presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante, y Andrés Ayala y Rafael Simancas, portavoces de la Comisión parlamentaria de Fomento y ponentes de Ley de Puertos por el PP y PSOE respectivamente.

En su discurso de bienvenida, Miguel Campoy ha destacado la importancia del consenso alcanzado entre los dos grandes partidos al afirmar que “en una etapa econonómicamente negativa como la actual, este nuevo marco regulador supone un claro impulso para el sistema portuario, ya que fomenta la  competitividad y competencia”.

El turno de intervenciones lo inició el diputado nacional Rafael Simancas quien señaló las bondades de “una ley sin titulares pero importantísima para el sector portuario porque incide en la autonomía de las autoridades portuarias, lo que, sin duda, beneficiará a aspectos clave como la competitividad y la eficiencia”. “Se trata de una reforma estructural de calado que modifica el sistema productivo volviéndolo más competitivo”, añadió.

Posteriormente tomó la palabra Andrés Ayala quien desentrañó las vicisitudes que desembocaron en el acuerdo entre ambos partidos y alabó la capacidad de diálogo del ministro de Fomento José Blanco, Rafael Simancas y González Laxe. “Blanco me pidió que le señalara cuáles eran las líneas rojas que no se podían cruzar. Una vez consensuadas, pacté con Rafael Simancas los aspectos clave de una ley que refuerza el marco jurídico del sistema portuario, busca un incremento de la competitividad con una bajada de tasas, así como refuerza a los puertos ‘hub’, ya que, las amenazas son cercanas”.

Ayala repasó también las posibilidades que ofrecen las nuevas bonificaciones incluidas en la Ley cuya aplicación “modificará sustancialmente el sistema de tasas en función de la estrategia que adopte cada puerto”. En definitiva se trata de “nuevo juego entre los costes fijos y los variables en función de las operativas, lo que permite avanzar hacia puertos modernos, ágiles, con autonomía de gestión, un marco tarifario adecuado, además de favorecer la competencia intraportuaria y garantizar la reducción de los costes.”, aclaró.

La exposición final de la jornada correspondió a Fernando González Laxe, presidente de Puertos del Estado, cuya alocución dio comienzo con una breve introducción de los rasgos y evolución del conjunto del sistema portuario español.

El máximo responsable del conjunto de dársenas de interés general también incidió en los beneficios que a su juicio aporta la nueva norma al introducir reformas que otorgan una mayor libertad tarifaria, pues “las tasas deben responder a las singularidades de cada puerto”. A su vez, González Laxe destacó el estricto control económico-financiero que establece la Ley bajo criterios de responsabilidad y equilibrio al “asumir los puertos compromisos de rentabilidad del 2,5% anual”.

Tras una charla-coloquio con el público asistente a la jornada, la clausura corrió a cargo de Carlos Eleno, director general de Puertos, Costas y Aeropuertos de la Generalitat Valenciana.